La crisi politica spagnola continua su più fronti, e continua ad essere il punto di caduta della governabilità neoliberista europea.

21.png

LAURA SAFONT
BARCELONA.—El Parlament de Catalunya aprobará este jueves la propuesta de resolución presentada por los socios de Govern, Junts pel Sí y la CUP, para celebrar un referéndum vinculante como muy tarde en septiembre de 2017, que contará con una pregunta clara y una respuesta binaria (sí o no). Para ello, se constituirá una comisión de seguimiento para el impulso, el control y la ejecución del referéndum antes del 31 de diciembre de este año que dé “cobertura legal” a la consulta ciudadana.

Los dos grupos independentistas destacan que se mantiene “el compromiso en absencia de acuerdo político con el Estado”, punto en el que se distancian de la propuesta de referéndum pactado realizada por la coalición de Podem en el Parlament, CSQEP. Esta coalición de izquierdas, partidaria de la consulta, ha rechazado la unilateralidad que proponen los socios del Ejecutivo catalán y seguirá apostando por el entendimiento con las fuerzas del Estado.

barcellona-diada.jpg

El acuerdo parlamentario presentado por JxSí y la CUP prevé convocar una cumbre con todos los actores políticos y sociales partidarios del derecho a decidir de forma “inmediata” con el objetivo de trabajar “en la firmeza de la convocatoria del referéndum”. Esta propuesta coincide con la petición del grupo CSQEP de agrupar el máximo de fuerzas sociales, sindicales y políticas en la celebración del referéndum. Aun así, la coalición de izquierdas en el Parlament insiste en la necesidad de que haya “un reconocimiento previo de la UE y la comunidad internacional” para celebrar el referéndum y asegurar unos efectos políticos y jurídicos de los resultados.
La propuesta parlamentaria de los socios de Govern también quiere asegurarse garantías legales tras la celebración del referéndum, por lo que incluye contar con un régimen jurídico antes de acabar el año que ampare el periodo de transitoriedad entre la proclamación de la independencia y la aprobación de una Constitución catalana, como establece la hoja de ruta independentista. Para ello, se creará una “comisión de expertos” antes de finalizar 2016 encargada de seguir el proceso hacia la independencia que velará por respetar sus “garantías democráticas” por parte de las instituciones catalanas y españolas.
Elecciones para marzo en caso de ‘sí’ a la independencia
El Parlament también acuerda realizar unas elecciones constituyentes en marzo de 2017 si la opción del ‘sí’ consigue más del 50% de apoyo en el referéndum. Para ello, se creará en el periodo de dos meses un Consejo Asesor del Proceso Constituyente, formado por expertos de varias disciplinas, que velará por la realización de dicho proceso durante el primer semestre del próximo año junto a la sociedad civil.

Annunci